3 claves para un reglamento efectivo en tus órganos de gobierno

El Reglamento de Funcionamiento es crucial para que las juntas, consejos o comités tomen adecuadamente las decisiones que dan forma a la estrategia de una organización. 

Sin embargo, este documento tan importante no siempre cumple con los estándares que debería, lo que puede llevar a un desempeño inconsistente de los órganos de gobierno, y a los problemas que salen de ello.

Si es momento de crear tus procedimientos y no estás seguro de dónde debes empezar, tenemos un par de consejos para ti. Estas son tres cosas que debes tomar en cuenta para asegurar que esos procedimientos se cumplan de forma efectiva.

 

1. Establece un modelo para los Reglamentos de Funcionamiento 

Primero lo primero: crea un modelo en el que todos los órganos de gobierno de tu organización puedan basarse para crear sus Reglamentos internos. 

Si cada junta, consejo o comité sigue un patrón distinto, es poco probable que puedan trabajar juntos tan armoniosamente como deberían. 

Además, esto puede provocar problemas al momento de transferir decisiones tomadas a otros órganos para comenzar a implementarlas. 

Por ello es importante que establezcas una estructura y una guía de contenido que cada una de tus juntas, consejos o comités tendrá que seguir. 

2.  Asegúrate de cumplir con los requerimientos del país en el que operan

Otro problema frecuente en muchos órganos de gobierno es que sus reglas de operación no cumplen los requisitos mínimos del país en el que operan. 

Esto es un problema típico que puede darse cuando las regulaciones se actualizan, así que es importante establecer procedimientos para auditar los reglamentos de forma regular, y  garantizar que siempre se esté en línea con las normativas.

Aunque puede parecer muy básico, hemos descubierto que se trata de un tema recurrente en compañías de todo el mundo. 

3. Comprueba la aprobación de los reglamentos de los comités

¿Estás seguro de que los reglamentos de cada uno de tus comités han sido evaluados y aprobados por tu Consejo de Administración? No haberlo hecho puede poner en riesgo la credibilidad de tus órganos de gobierno, porque no hay forma de asegurar que cada uno de ellos esté cumpliendo con la estructura que estableciste y los requerimientos básicos de la normativa.