6 errores frecuentes en el gobierno corporativo

Gestionar un gobierno corporativo es una tarea compleja y que puede resultar abrumadora. Esto provoca errores que, aunque no representan enormes fallos estructurales, pueden convertirse en grandes problemas con el paso del tiempo.

¿La buena noticia? Con un poco de conocimiento y de cuidado tus juntas, consejos y comités pueden deshacerse de estos pequeños pero poderosos enemigos.

1. Reuniones con frecuencia irregular

Las reuniones ordinarias no ocurren con la frecuencia mínima establecida en el reglamento interno del órgano de gobierno.

2. Incumplimiento de quorum 

Ciertas reuniones se llevan a cabo aún si no se cumple con el quorum necesario, por lo que las decisiones tomadas en ellas no tienen validez.

3. Ignorar reuniones extraordinarias

El Reglamento de Funcionamiento de cada órgano de gobierno debe determinar en qué situaciones se convoca a una reunión extraordinaria para lidiar con temas urgentes o inesperados. Si no se hace, se rompen las reglas y se pone en riesgo el bienestar de la empresa y sus empleados.

4. Minutas incompletas

Si en las actas hacen falta detalles sobre la estructura de la reunión y las decisiones tomadas en ellas, es un serio problema. Y puede ocurrir desde lo más básico, como la ubicación o fecha de la reunión, hasta la información clave como los resultados de las votaciones y la lista de asistentes.

Tener un registro de toda la actividad de reuniones es esencial para proteger la legitimidad de las decisiones tomadas por una junta, consejo o comité.

5. No hacer cumplir la política de ausencias

Esto sencillamente significa que se permite a los miembros quedarse en el órgano de gobierno aún si no asisten a las reuniones requeridas.

La asistencia es esencial para mantener la calidad de las juntas, consejos o comités y garantizar que las decisiones tomadas estén basadas en información actualizada sobre la situación.

Asegurarte de tener miembros comprometidos puede tener un importante efecto positivo sobre la calidad de tus reuniones.

6. No hacer informes anuales

Muchos órganos de gobierno no crean un informe anual que documente las decisiones y avances del periodo.

Pero aún cuando lo hacen, con frecuencia no siguen un modelo estandarizado, que complica el proceso de comparar y contrastar reportes producidos por diferentes juntas, consejos y comités.